Quero, Treviso y Somasca

Son los tres lugares geográficos que sintetizan el camino biográfico y espiritual de San Jerónimo Emiliani. En Quero encontramos los sueños y las ambiciones, la carrera política, la crisis y el fracaso de un hombre que ha edificado su vida sobre su propio yo. Treviso marca el inicio de un camino espiritual de aproximación a la Iglesia, hecho de oración, de lectura de la Palabra de Dios, de compañías con otros cristianos y de obras de caridad. Somasca es la expresión madura del santo. Las obras para los huérfanos están organizadas y conectadas entre sí, los obispos reconocen las capacidades y las virtudes de Jerónimo, la Compañía de los Siervos de los Pobres con sus primeras reglas. Un peregrinaje ideal tras las huellas de S. Jerónimo Emiliani podría comenzar de Quero y Treviso, luego pasando por Venecia y llegando hasta Somasca. Pero también quedándote en tu propio lugar de vida puedes seguir el camino de descentralización de sí mismos hacia la entrega al prójimo por amor a Dios..

QUERO

En 1508, a través de la Liga de Cambrai, Venecia reaccionó militarmente y llamó a las armas a sus jóvenes, entre ellos Jerónimo Emiliani. La Serenísima le asignó la fortaleza de Castelnuovo di Quero, el nudo principal del sistema de defensa, dado que se encuentra junto al río Piave, en posición dominante con respecto a la carretera que unía Feltre a Treviso. El 27 de agosto de 1511, el caudillo Mercurio Bua a la cabeza de 300 hombres tomó control del castillo de Quero y aprisionó al alcaide regente Jerónimo Emiliani. Durante de su cautiverio invocó a la Virgen y el 27 de septiembre de 1511 volvió a ser libre gracias a la intervención excepcional de la Madre de Dios misma, como él mismo hizo escribir en una tabla votiva en el Santuario de la Madonna Grande en Treviso. En 1737 el alcaide regente Diego Corner durante la restauración de la torre del Castillo hizo construir un oratorio y se lo dedicó a San Jerónimo Emiliani, y el lugar se llamó “la Fratina” puesto que fue dirigido por frailes Somascos, procedentes del vecino Santuario de los Santos Víctor y Corona. En 1768, por causa de la decadencia de la Serenísima y de las radicales transformaciones políticas de Europa, los gobernantes perdieron todo su interés en los territorios de Feltre y así el Castillo con su oratorio lo vendieron a particulares, y durante varios años se utilizó como una posada y una taberna. En 1917 los bombardeos de la Gran Guerra dañaron gravemente el cuerpo central del Castillo. Por fin, gracias al boca a boca de la población local, Castelnuovo, en 1924, fue adquirido por la Congregación de los Padres Somascos y convirtieron la planta elevada de la torre mayor en una capilla. En los últimos años el castillo, bien renovado, se ha convertido en un lugar de oración y de formación para muchos grupos de chicos.

MADONNA GRANDE
Las orígenes del Santuario de Santa María la Mayor son tan remotas que se mezclan con la introducción del primer Cristianismo en Treviso. Ese templete mariano, creado cerca de la confluencia de los ríos Sile y Cagnan, en razón de su destrucción, fue reconstruido como monasterio y por consiguiente utilizado hasta hoy como Santuario Mariano, y los trevisanos lo llamaron “Madona Granda” (expresión dialectal de Madonna Mayor). El Santuario tiene que ver con el caso de Jerónimo Miani o Emiliani. En 1511, mientras que él era alcaide regente del Castillo de Quero fue tomado prisionero, y vuelto a ser libre atribuyó su liberación a la prodigiosa intervención de la Virgen María, a la que dirigió sus oraciones. En señal de agradecimiento llevó a la Madonna Mayor los grilletes de su encarcelamiento.

SOMASCA
Somasca es parte del municipio de Vercurago a las puertas de Lecco. Subiendo por la calle San Girolamo se llega a los aparcamientos donde dejar el coche para poder continuar. El camino empieza con la Basílica donde hay las reliquias de San Jerónimo. Siguiendo se encuentra una pequeña iglesia dedicada a la Madre de los Huérfanos, lugar donde Jerónimo murió en 1537. El camino sigue entre las casas y después llega a un claro donde hay el arco que marca el comienzo de la avenida de las capillas, que narra la vida del Santo. A la mitad de la avenida hay la Escalera Santa. Al final del camino se llega al lugar llamado “Valletta” (Pequeño Valle), donde hay una otra pequeña iglesia y la fuente del milagro. Si se quiere se puede seguir hasta la “Rocca dell’Innominato”, lugar mencionado en una obra de Manzoni, desde donde se pueden admirar vistas hermosas de la cuenca del lago y del Valle de San Martín.

  • Quero, Treviso and Somasca
  • Quero, Treviso and Somasca
  • Quero, Treviso and Somasca
  • Quero, Treviso and Somasca
  • Quero, Treviso and Somasca
  • Quero, Treviso and Somasca

This website , and third-party tools used by this , we use cookies necessary for its operation , in an aggregated way to analyze visits to the site itself , and to propose on-line advertising with your preferences , in accordance with the purposes set in the cookie policy . If you want to learn more or opt out of all or some cookies, see the cookie policy . By closing this banner , scrolling through this page or by clicking any element its consent to the use of cookies .

>This website , and third-party tools used by this , we use cookies necessary for its operation , in an aggregated way to analyze visits to the site itself , and to propose on-line advertising with your preferences , in accordance with the purposes set in the cookie policy . If you want to learn more or opt out of all or some cookies, see the cookie policy . By closing this banner , scrolling through this page or by clicking any element its consent to the use of cookies .